Buu! Te atuté?

lunes, 6 de diciembre de 2010

domingo, 28 de noviembre de 2010

Frase acabada

No me importaría detenerme en cada trocito de tu piel hasta la eternidad.

viernes, 26 de noviembre de 2010

Malditos ebooks

Hoy quiero protestar, sí. Por los ebooks. No me gustan, me parecen una ofensa a los libros, una horrible ofensa a algo muy muy antiguo y mil veces mejor.
Los libros desde siempre han sido el mejor amigo del niño, hacen que se desarrolle su imaginación, consiguen que sean felices leyendo y comentándolo con sus amigos. También desde hace mucho tiempo era la mejor manera de transmitir información para los seres humanos.
Yo siempre he estado muy informatizada, escribo en mil blogs, me encanta leer curiosidades, busco información en internet y hablo por las redes sociales como casi todo el mundo, y me encanta, no voy a negarlo, estoy viciada.
Pero lo que nunca haré será descargarme un libro y leerlo en un ordenador, que ya da bastantes dolores de cabeza, y hace que fuerces la vista y mil historias más.
Un libro para mí es algo muy especial. Con ellos aprendí muchas cosas, no sólo a saber escribir, a mejorar mi estilo (a pesar de ser pésimo), sino a entender las frases desde otro punto de vista, a poder ver a qué altura están y lo importantes que son en relación con otras (sí, hablo de mi querida sintaxis), también me han ayudado a mejorar mi ortografía y gracias a ella nunca tengo dudas acerca de cómo se escribe una palabra.
(Aquí empezaría mi otra protesta contra la gente que abrevia las palabras al escribirlas haciendo que pierdan parte de su significado y su belleza. Que lo hagas en un mensaje para que te cobren menos vale, pero en un texto o en una carta, o incluso en las redes sociales... Ya no me gusta. Pero ese ya es otro tema, sigo.)
Quizás nada de esto no cambie con un ebook, sigues aprendiendo ortografía y tal, pero lo que no puede darme ese ebook cuando cojo un libro es ese tacto, ese olor de páginas, ya sean nuevas o viejas. De verdad te emociona ver un libro en un ebook? A mí no, a mí me da asco. A mí lo que me emociona es ir a una biblioteca que esté hasta arriba de libros viejos, que huela a antiguo, que se respiren historias de siempre, historias que contaban los abuelos, historias preciosas, historias de otros tiempos, historias distintas... (Te imaginas una biblioteca hasta arriba de ebooks? Qué mierda, en serio, todos iguales. Las bibliotecas desaparecerían)
A mí lo que me gusta es tener un libro entre las manos, poder tocarlo, poder pasar páginas, pasar los dedos por encima de las letras y sonreir al leer palabras preciosas. Y abrazarlos cuando lo necesito, sí por qué no? Y tenerlos encima de la mesilla de noche para leer por las noches y lanzarle una mirada al libro para que no se mueva de ahí al día siguiente y veas su título y bonita portada antes de dormirte. Y al día siguiente te despiertas y el libro sigue ahí, esperando a ser leído, a acogerte con sus aventuras, a ser tu amigo cuando te aburres o no se te ocurre otra cosa que hacer.
Y sin embargo un ebook no es igual, tienes que cargarlo para que funcione, puede romperse porque es delicado tienes que tratarlo con más cuidado y comprarle una funda para que no se estropee y además cuesta una pasta en sí. No te quiere, un ebook no te quiere, cuanto más lo lees más se te cansa la vista, más te duele la cabeza, no puedes tocar las hojas reales de los libros y además hacen perder credibilidad a los autores y dinero también.
Así como se va a ganar la vida la gente que vive de su imaginación y de su arte para combinar palabras? Cómo se va a ganar la vida la gente que hace que se nos aflore en el corazón sentimientos hermosos? Acabará desapareciendo, porque la gente sólo podrá escribir como hobbie y no como un trabajo.
Está claro que ahora nadie puede trabajar en lo que le gusta. Es una vergüenza.
Lo siento pero quemaría todos los ebooks que existen y de paso también al que los inventó. Maldita tecnología de ahora... A veces se pasan.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Nos ayuda a escuchar la música del mundo

A veces cuando todo está oscuro, cuando piensas que no hay más salidas... A veces cuando ya no tienes nada en lo que creer, cuando sientes que te hundes en un pozo sin fondo. A veces cuando te pasan esas cosas y crees que nada podría ir peor porque todo es un desastre... Aparece alguien y te ayuda a salir de ahí.

martes, 23 de noviembre de 2010